miércoles, 21 de octubre de 2015

Cortina de humo en Cataluña

¿Se acuerdan ustedes de la película "Cortina de humo"? A mí me pareció magistral. Dustin Hoffman interpreta a un productor de cine al que le encargan inventarse una historia para tapar un escándalo del presidente de los Estados Unidos. Al final, le sale una obra magistral, aunque no es bien pagado por ello. Ya se sabe que Roma no paga a traidores...

Los que nos dedicamos a la comunicación sabemos que no hay nada como crear una cortina de humo para desviar la atención. En EEUU hasta crean guerras si hace falta. Pero lo importante ante una crisis de comunicación es salir al paso y no quedarse parados. Ahora que se critica tanto a Pablo Iglesias, saca de nuevo lo de la renta básica de 600 euros... En fin, cosas veredes.

Pero la cortina de humo que más está durando es la de Cataluña. Los partidarios de la independencia llevan años con el lema de "España nos roba". ¿Qué supone esto? Que como nos roban, debemos irnos para que dejen de robarnos. Como nos roban, no podemos hacer bien nuestra labor política. Y no tenemos medios suficientes, no tenemos posibilidades, no salimos de la crisis con fuerza... Y así un largo etcétera de excusas.

Para mi humilde entender, todo esto no es más que una cortina de humo para tapar dos grandes agujeros: corrupción e ineptitud. La corrupción está cada vez más demostrada, con las detenciones que se han producido hoy mismo.

La ineptitud es palpable y el votante catalán ha ido otorgando cada vez menos confianza al binomio Junts pel Sí: los moderados se van a Ciudadanos y los radicales a la CUP. Las cifras son elocuentes. Y la tan manida balanza fiscal habla por sí sola. Los madrileños no se quejan, son los que más aportan y la gente anda contenta porque poco a poco se va saliendo de la crisis. Los catalanes, por el contrario, andan muy mosqueados y los más manipulados lo pagan con España, aunque la culpa se sabe muy bien de quién es.

Al final la verdad sale a la luz, tarde o temprano. Ya se va sabiendo que el que "Ens Roba" no es España, sino una panda de sinvergüenzas que se reparten comisiones desde hace muchos años. Que el dinero de Pujol no venía de ninguna herencia, sino de comisiones de, como mínimo, el 3% de todo lo que se movía del presupuesto público.

Las cortinas de humo tienen que ser orquestadas por profesionales. Con los aficionados, la caída será aún más dura. Y en Cataluña van a pasos de gigante hacia el abismo. Me apena por mis muchos amigos catalanes. Que Dios les ampare.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada